domingo, septiembre 12, 2004

Pidiò ver el beso otra vez, pero en slow motion. Frente a la moviola las cosas son completamente aburridas o simplemente mágicas. No hay puntos medios.
El sonido no era el mismo, claro. Pero aún así se reconoció en esos labios contraídos, ese soft choque, de labios carmín y aterciopelados. La imagen era un eco de sí. De su mente, de su deseo, hecho realidad dentro del mundo de lo virtual. Todo podía pasar en la película. Incluso que ellos se besaran. Era tan maravilloso! Se veía tan bien. Se había sentido aún mejor.
La imagen siguiente la descubrió mirando hacia atrás en la sala de edición. Él había llegado. Pidió ver los planos otra vez, pero a velocidad normal. Ahora el beso duraba un fugaz instante. Y él no había resultado turbado como ella lo estuvo cuando lo vio por primera vez. Dentro del celuloide se encontraba una boca desconocida reflejada en las canillas, haciendo buches mientras se lavaba los dientes. Él se fascinó.
-Esta imagen queda! Todo lo anterior no sirve.
Ella lo miró disimulada y asintió por dentro. Nada de lo anterior había servido.

1 comentario:

  1. Me gustaría ver todo ese momento en alguna película. Algo tan hermoso debería ser filmado, al menos a mi me hiciste soñar.
    beso

    ResponderEliminar