miércoles, septiembre 16, 2009

El pajarito no piaba.
El pajarito se reía entre dientes de pajarito.
El pajarito -con veleidades de gallo- me recordaba el paso de los minutos en cada pi.
El pajarito -y su sentido del humor de pajarito- consideraban muy gracioso que yo estuviera despierta a las tres y media de la mañana.
El pajarito...
El pajarito primaveral que asume el compromiso con el reloj de perro faldero de la puntualidad.
Pío, minutopajarito que pasa.
Pío, minutopajarito que pasa.
-Si pudiera aunque sea dormir un par de horas más, estaría en la gloria...
-Pío-, dice el pajarito.
-Mañana tengo un día complicado, qué bueno sería poder conciliar el sueño que la sangre se me revela cuando me pongo a pensar...No! Yo debería estar durmiendo! Debería... que unos tienen de tó, y otros no tienen de ná... Paíto, bacteria, pajarito, ensayos, compromisos, trabajo, viaje (no quiero viajar en esas condiciones!), basta! Necesito dormir... qué sentido tienen que vengan ahora a mi mente ahora, cuando no hay nada que pueda hacer? Sieteochonuevediezundós...BASSSSSSSSTAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

4 comentarios:

  1. Viste estos pajaritos nuevos de ahora? ya a las 2 de la madrugada empiezan con el pío pío!!!!

    En mis tiempos esto no pasaba. Quiero q lo sepas.

    Beso K!

    ResponderEliminar
  2. ah, sí... por mi barrio hay un gallo que debe de tener la hora de europa porque jode y jode.

    ResponderEliminar
  3. ah, sí... por mi barrio hay un gallo que debe de tener la hora de europa porque jode y jode.

    ResponderEliminar