miércoles, enero 07, 2009

Vanariedades

Perpleja
Compleja
Refleja
¿que no debería ser todo mucho más simple?
Anyway,
al final es siempre así. Como la ley del eterno retorno.
Hay lugares en mi boca que no logro determinar. Sé que tengo una ampollita, pero no sé dónde. O me duele la garganta? Antes tenía en claro cada milímetro. Antes, también, tenía una paciencia infinitamente finita. Así de finita. Isí di finiti. Y sí, también se acabó.
Soyunmonigoteparaponerenlamesitadeluzynadamás.
Soyunpayasitoencantadorquesiempreestáenellugarincorrecto.
Recall
Ripoll
Extrañas pirañas hazañas se bañan en caña.
La rima se arrima pero yo no me arrimo a la rima.
Anyway,
al final... no hay garantías. Ni garantíos.
Saberselalecciónnoimplicaquenossaquemosundiez.
Saber el final no asegura que el asesino sea el mayordomo.
Y yo sigo dándome la cabeza con paredes.

4 comentarios:

  1. está bien amiga kairela, para mi es copado darme la cabeza contra la pared, a veces significa la esperanza!








    abraxo dosmilnuevero!

    ResponderEliminar
  2. Y sí darse la cabeza contra la pared siemrpe es mejor que vivir entre algodones. Los algodones también duelen .....

    Sana, sana!!!

    ResponderEliminar
  3. Ayyyyy! Kairelita! usted es mucho más que unmonigoteparaponerenlamesitadeluz y estar en los lugares incorrectos es lo que te hace tan encantadora... aunque eso no sea suficiente para evitar los encuentros de cabeza y pared...

    Feliz 2009! Tengo un vino para celebrar o ahogar penas... lo exquisito supera los estados de ánimo!

    ResponderEliminar
  4. Así como "para eso sirven las utopías, para caminar", "para eso sirven las paredes, para derribarlas a cabezazos".


    Kairel, ando de recorrida por tu blog. Así te lo digo. Así que ya no te saludo más al finalizar cada comentario.

    Já.

    ResponderEliminar